PAPILLEROS


CONSEJOS PARA LA CRIA A MANO DE AGAPORNIS.

Lo primero y creo que lo más importante es saber que adquirir un agapornis para criarlo a mano es una gran responsabilidad, ya que este animal dependerá enteramente de nosotros para sobrevivir. Desde mi experiencia, no creo que sea muy difícil criar este tipo de aves a mano, pero requiere tener unos conocimientos básicos al respecto y unas dosis de responsabilidad.


LA COMPRA.

En el momento de la adquisición de nuestro agapornis, es muy importante el momento, es decir los días de vida con los que cuenta el animal. Yo aconsejo que tengan entre 20 y 25 días de vida. Si lo adquirimos antes de los 20 días, corremos el riesgo de que muera de fría si no le proporcionamos el calor necesario, por el contrario si lo adquirimos pasados 25 días, el pájaro ya reconoce a sus progenitores y nos será más difícil alimentarlos. Este intervalo de días es orientativo y no tiene que ser fijo.


EL ALOJAMIENTO.

Nuestro agapornis lo podemos alojar en una caja nido o en una cada de cartón o de madera, poniendo en el suelo de la misma virutas o algún trapo para hacerlo mas cálido y confortable para el ave. Muy importante es la higiene dentro de caja, se deberá cambiar regularmente la viruta o trapos que le hayamos colocado. Cuando es temporada de frío es importante mantener una temperatura cálida en el interior de la caja, ya que nuestro agapornis todavía no es capaz de regular su temperatura corporal. Esto se puede hacer acercando la caja a una fuente de calor (con la consiguiente precaución o con una lámpara con una bombilla especial situada a una distancia prudencial del ave.


ALIMENTACIÓN.

El alimento necesario para nuestro agapornis consta de una papilla especial que la podemos encontrar en cualquier tienda de animales. Existen diversas marcas en el mercado y cualquiera de ellas será válida. Preparación de la papilla: Usaremos agua si es posible embotellada que la calentaremos (puede usarse el microondas). En un vaso de agua verteremos una cucharada pequeña de papilla y le iremos vertiendo agua y mezclando a la vez hasta conseguir una mezcla homogénea con la consistencia de un yogurt. Una vez preparada la papilla antes de suministrársela al ave comprobaremos su temperatura que debe de estar en torno a los 37ºC, más o menos la temperatura corporal del ave. Mucho cuidado con darle papilla muy calienta ya que podriamos quemar el buche del agapornis. Por el contrario si la papilla está muy fría dificultará la digestión y podemos tener problemas. La papilla sobrante la desecharemos para la siguiente toma ya que puede fermentar y si esto ocurre y se la suministramos al papillero puede causarle la muerte. Despues lavaremos todos los utensilios para la nueva toma. Para darle de comer al agapornis yo recomiendo una jeringuilla, que colocaremos en el pico del ave e iremos presionando la misma y soltando poco a poco su contenido mientras al ave vaya tragando. También se les puede alimentar con sondas de silicona, este método es más rápido y limpio que el anterior, pero cuenta con el inconveniente de que podemos causar algún desgarro en el interior del esófago del animal. Yo recomiendo para gente sin experiencia que utilice la jeringuilla. La cantidad que se debe administrar puede variar según los días de vida del animal, pero se recomienda unos 4 o 5 cc. Esta medida la tomaremos de la jeringuilla que nos la indica. La carencia de las tomas, también depende de los días de vida del ave, las tomas se irán reduciendo conforme el ave vaya creciendo, pero lo recomendado es que cada 4 horas más o menos se le de una toma. Conviene retrasar la última toma lo más tarde posible para que no transcurra muchas horas hasta la primera toma de la mañana. Por la noche no es necesario alimentarlo ya que en la naturaleza sus padres no lo hacen durante la noche. Después de cada toma limpiar los restos de comida que queden sobre el plumaje.


TRASLADO A LA JAULA.

Una vez que nuestro papillero esté emplumado, intentará escapar de la caja y lo conseguirá, es el momento de buscarle un nuevo emplazamiento y lo pasaremos a su jaula. Seguiremos dándole su papilla pero le iremos poniendo en su jaula panizo (mijo en rama), que al principio no lo comerá sino que lo picoteará y jugará con él, pero comenzará a familiarizarse con las semillas. Aproximadamente cuando cuente con unos 60 días de vida ya debería comer semillas pero hay que fijarse en las cáscaras y ver si realmente las come y progresivamente ya le habremos ido acortando las tomas de papilla hasta que coma totalmente solo. Bueno espero haber podido ayudar a alguien que lo necesite, ya que estas líneas las he escrito desde mi propia experiencia en la cría de los agapornis a mano.


 

http://www.aviarioalves.es, Web desarrollada con Joomla! y elaborada por Roberto Alves. Template original obtenido de Hilliger Media (Copyright © 2011)